Contribuir con nuestros mayores esfuerzos profesionales a prevenir enfermedades con responsabilidad social, curar con profesionalismo, prolongar la vida con dignidad o aliviar con respeto el dolor de quien aún no tiene remedio. En suma, tratar, contener y acompañar como modo de expresar nuestra sublime vocación. “Ser mejores por vocación y acción”